Áreas marginadas necesitan urgente apoyo; de lo contrario la migración es el camino

Lun, 16/10/2017 - 21:35 -- Silvia Chaverri...
Lugar de publicación: 

Sin importar municipio y departamento de origen, los jóvenes guatemaltecos deciden migrar en búsqueda de un mejor futuro, principalmente por la falta de oportunidades laborales, y en la búsqueda de mejores perspectivas económicas para sus familias.

Las causas que generan esta decisión muchas veces derivan de las condiciones en que viven miles de personas en Guatemala, con escasas oportunidades de ingreso, salud y educación, que se registran principalmente en las áreas rurales y que afectan a las comunidades indígenas.

POBLACIÓN RURAL, LA MÁS AFECTADA

Según el informe de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de 2016, en Guatemala la población más afectada en términos de ingresos es la que labora en el sector agrícola, los cuales son menores que la media nacional.

Aproximadamente el 30 % de la población ocupada pertenece a este sector del que más del 90 por ciento trabaja en la informalidad, sin cobertura de la seguridad social y con ingresos menores al salario mínimo.

“Las familias que dependen de estos trabajos viven en constante vulnerabilidad alimentaria por la falta de tierra y recursos para la producción”, destaca el documento.

También señala que en Guatemala entre el estrato bajo y el medio se ubica una población considerada vulnerable, el 37 por ciento. Por otro lado, el 60 por ciento de la población indígena y también de la población rural se ubica en el estrato bajo.

“Una tercera parte de dichas poblaciones se encuentra en el estrato vulnerable”, afirma el documento.

ÍNDICES MÁS BAJOS DE DESARROLLO EN NORTE Y NOROCCIDENTE

Sobre el PNUD, la desigualdad se expresa territorialmente y, aunque las brechas han tendido a reducirse, hay regiones cuyo índice de desarrollo humano está muy distante de la media del país.

Los índices más bajos se presentan en las regiones norte y noroccidente, en tanto que en la región metropolitana se estiman índices más altos.

El informe señala también que un 73 por ciento de la población no cuenta con ingresos para adquirir una canasta básica de bienes y servicios que les permitan una vida medianamente decorosa.

El INE señala que la Canasta Básica, hasta julio de este año ascendía a Q4,454.00, alrededor de Q148 diarios.

En la cobertura educativa se estima que casi seis de cada diez adultos no terminó la primaria, y uno de cada cinco niños tiene altas probabilidades de no concluirla.

En el tema de salud, el informe señala que la falta de servicios de salud impacta la dimensión respectiva: un 76 por ciento de la población no tiene ningún aseguramiento y las condiciones de saneamiento y la calidad de las viviendas muestran una alta precariedad.

Connacionales residentes en el extranjero y en Guatemala entrevistados por La Hora Voz del Migrante consideran que es vital la creación de fuentes de empleo dirigidas a personas del interior del país, principalmente en los lugares en donde se registra un mayor flujo de migración, proyectos en el que también se involucren las municipalidades.

No obstante, reconocen que el reto es grande porque el desarrollo se ve frenado por la corrupción que impera en las municipalidades del país.

¿CÓMO CAMBIAR ESTA PERSPECTIVA?

Como una respuesta a esta problemática, recientemente la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), junto al Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM), las Organización de las Naciones Unidas (ONU), el sector privado, la sociedad civil y los ministerios de Agricultura, Trabajo y Economía, realizaron el foro “Cambiar el futuro de la migración: Jóvenes rurales emprendedores”.

De acuerdo con Diego Recalde, de la FAO, se ha apoyado la congregación de actores clave y tomadores de decisión de la juventud para promover y validar líneas de acción estratégicas para la promoción de empleo y autoempleo.

En Guatemala, más del 50 por ciento de la población vive en las áreas rurales, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (ENEI) correspondiente a 2016. Según estas cifras, el 45.9 por ciento de la población joven rural se dedica a la agricultura, ganadería, caza o silvicultura.

Las agencias de la ONU junto a los demás sectores presentaron la plataforma virtual www.chisparural.gt con el objetivo de compartir información relevante en recursos de formación para la juventud rural, que servirá para visibilizar proyectos e ideas desarrolladas por jóvenes emprendedores y empresarios rurales, así como para articular oportunidades de financiamiento; también establecer una red de comunicación entre jóvenes y proveedores de servicios.

Ver nota completa en: http://lahora.gt/areas-marginadas-necesitan-urgente-apoyo-lo-contrario-l...