La violencia contra los jóvenes en Honduras: Un rentable negocio para unos pocos

Vie, 05/04/2013 - 10:21 -- David Solís
Lugar de publicación: 

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- En otras palabras ser joven en Honduras se ha convertido en un crimen, la juventud hondureña particularmente la que pertenece a la clase social baja y media es acondicionada instintivamente a estereotipos  negativos. La gran pregunta que surge es ¿Por qué hemos llegado a este punto?, o ¿A quién le interesa mantenernos sumergidos en una cultura de miedo e indiferencia hacia la juventud?

El Estado de Honduras no combate la violencia: la administra
 
“La violencia es un buen negocio para los medios de comunicación, los vendedores de armas y municiones, empresas de seguridad, vendedores de drogas y para los políticos en sus campañas porque el tema es algo vendible y sirve para conseguir votos”, así respondió las interrogantes planteadas el Director Nacional de Casa Alianza Honduras, José Guadalupe Rúelas García.
 
Para Ruelas los jóvenes no son el problema, sino la mercancía es decir el rentable negocio para unos pocos, ante la vista y paciencia del Estado quien se ha limitado administrar la violencia en contra la juventud hondureña,  “la excusa Estatal es que nuestra juventud anda en malos pasos y que por ello les están matando, detallo Rúelas.
 
El Estado con el contubernio de la impunidad y de la sociedad misma, manifestó Rúelas, se conforma con informar que los asesinatos de jóvenes responden a asuntos del crimen organizado o a ajuste de cuentas sin reparar en el dolor de sus familiares. Ruelas argumento que el papel de la Policía Nacional en la criminalización a la juventud es muy compleja producto de una depuración con mucha tibieza. 
 
“Hay desconfianza en las personas encargados de brindar protección y seguridad la población se siente indefensa amenazada y defraudada por quien debería protegerla existe la idea que la Policía está persiguiendo a la población”, denunció.
 
Voluntad inquebrantable
 
Según Ruelas los jóvenes hondureños son merecedores de su completa admiración, porque con una voluntad inquebrantable se enfrentan diariamente a un país sin oportunidades y sin una política pública clara que les permita superarse.
 
“Ser joven es estar cuesta arriba se enfrenta a situaciones tan difíciles y a una indiferencia social y estatal increíble, nosotros les hemos heredado un país sin esperanzas ni oportunidades y ellos aun así luchan por nuestro país”, amplió Ruelas. 
 
A su criterio, particularmente con los niños y jóvenes en las calles la sociedad ha sido demasiado violenta llegando al extremo de casos en donde por el día se les denigra y humilla pero por las noches se les busca para abusar sexualmente de ellos.
 
Estigma social
 

Datos de Casa Alianza

  • Posee 38 nichos en el Cementerio Divino Paraíso, en el año 2012 fueron profanados.
  • Ha enterrado en el cementerio El Durazno a 14 jóvenes.
  • Los asesinatos de niños y jóvenes han aumentado, pero también la crueldad y saña en los mismos.
  • Según su Director, “Los jóvenes almacenan resentimientos por la falta de respeto de una sociedad si oportunidades en donde se acondiciona al joven está a recibir violencia y  desconfianza por eso ellos responden de la misma manera”.

Bernando Castillo es un joven hondureño que está a punto de cumplir 20 años de edad, razón por la cual decidió regresar a Honduras a pasar unas vacaciones después de tres años de haber emigrado junto a su familia a la ciudad de Miami en Estados Unidos.

 
Castillo relató con mucha nostalgia como la sociedad hondureña criminaliza automáticamente a la juventud, particularmente a los de sexo masculino; “yo le puedo dar un ejemplo real, quise salir a recorrer los centros comerciales un día lunes como mis familiares no pudieron acompañarme decide salir solo y estuve una hora esperando taxi pero no me quisieron subir porque estaba solo y era joven”, detalló.
 
Según Castillo el único taxista que lo subió le dijo “a la mano de Dios” y después le comento que como motorista de taxi mantiene cierta prudencia con clientes jóvenes, hombres y que viajan solos, producto de la violencia y delincuencia instaurada en el país”, ello explicaba el porqué le costó tanto tiempo abordar un medio de transporte público. 
 
“También he sentido el miedo y rechazo de la gente en las calles, instintivamente cambian de acera y se desvían de su camino, creo que mi apariencia informal podría ser la causa o tal vez mi edad”, comento Castillo.
 
Finalmente el joven Castillo lamento que la juventud de Honduras este atravesando por este tipo de circunstancias que a su criterio son  discriminatorias por parte de la sociedad y las mismas autoridades que según él persigue a los jóvenes por el simple motivo de ser jóvenes.
 
Varones los mayores víctimas de la violencia 
 
Únicamente en el mes de enero de 2013 se contabilizó el encarcelamiento por 24 horas de 1,437 personas de las cuales 162 eran menores de edad y 661 pertenecían a un rango de 18 a 35 años de edad, es decir que el 56 por ciento de los detenidos eran menores de 25 años de edad, según el libro de  reporte diario de personas detenidas en las celdas de la Estación Policial del Core 7. Otra peculiaridad de los datos obtenidos de la Estación Policial es que el 94 por ciento de los detenidos son del sexo masculino.
 
De acuerdo con el informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Honduras “Desafíos y Avances”, elaborado por la Secretaria de Justicia y Derechos Humanos (SJDDHH), la violencia, discriminación contra los niños, mujeres y adolecentes es uno de los grandes desafíos que deben enfrentar las instituciones estatales involucradas en la temática.
 
Según la edición del boletín No.28, del Instituto Universitario en Democracia Paz y Seguridad (IUDPAS), publicado en enero de 2013, en el análisis de la caracterización de homicidios de acuerdo a la edad y sexo de las víctimas se muestra que 6,566 víctimas son del sexo masculino lo que representan el 91.6 % del total.
 
En el análisis  del IUDPAS el grupo social más vulnerable es el comprendido en las edades entre los 15 y 44 años; con 5,354 hombres y 447 mujeres que representa un 80.9% (5,801) de los casos. Un total 940 niñas, niños y jóvenes (108 niñas y 832 niños y jóvenes) perdieron la vida en el año 2012.  El rango etario más afectado en hombres se ubica en primer lugar de los 20 y 24 años de edad con 1,278 muertes (17.8%), mientras que en el sexo femenino corresponde a edades entre los 25 a 29 años con 
98 casos (1.4%).
 
Cerramos la entrega de este trabajo periodístico investigativo con la reflexión del Director Nacional de Casa Alianza Honduras José Guadalupe Rúelas García de Para Rúeles; “el joven hondureño es producto de una sociedad indiferente nosotros les enseñamos a querer, amar y también a odiar el muchacho sabe que los adultos desconfían de ellos pero nosotros los hemos formado con violencia por eso ellos muchas veces nos responden con violencia”.

 

 

Fuente: ConexionHon.info